Víctor Perezagua

Fotógrafo y realizador audiovisual

Selva y altiplano

Selva de montaña, volcanes, palmas. El aire entre las hojas. Campesinos con la boca verde. Hoja de coca y naranjas. Hormigas, olor a azufre, ríos improvisados, carreteras sin asfaltar. Neumáticos hundidos en el barro.

Silencio. Piedras rojas, cactus gigantes, espinas. Ríos secos, cantos rodados, calaveras de vacas, más espinas. Cabras y niñas con hondas. Cortados, acantilados, sol.

Reportaje realizado en Bolivia, año 2017, durante el rodaje del documental «The unnamed snake of Bolivia«.


El codo de los Andes era como llamaban los paisanos a esta selva de montaña, situada en Cuevas, a menos de una hora de Samaipata. Otros la conocían como Los Volcanes, por la cantidad de estos que se levantaban, tupidos de vegetación, dividiendo el terreno en barrancos.


La Minga. Un concepto usual entre los granjeros y agricultores de la selva. La vegetación es tan espesa que cada vez que se necesita limpiar una parcela para su uso agrícola, se juntan varias familias para prestar ayuda. Mientras unos siegan, otros preparan limonada. A la noche, los dueños del terreno convidan a todos a una cena y un baile que puede durar toda la noche.


La casa de Berti. Solo conectada por un camino de tierra a 20 minutos en coche de la carretera de Samaipata. Punto de partida y encuentro, y alguna cena en su austera cocina.


A 3700 metros de altura, los cactus gigantes. El desierto de espinas, donde pastan las cabras y las llamas. Cuesta respirar, el aire pesa mucho aquí.


Uyuni, el espejo del mundo. Un volcán rodeado de sal, tres arcoíris a la vez. Si esquinas, sin muros, solo una línea.

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2020 Víctor Perezagua

Tema de Anders Norén